RETROSPECTIVA

FOMEDUCA

La situación económica actual, caracterizada por una importante restricción al crédito, ve afectado el progreso del país ante la falta de recursos financieros para invertir y reinvertir, fortaleciendo así el sistema productivo.

Además de la multiplicidad de requisitos y condiciones que se imponen para ser sujeto de crédito, cuando por fin se obtienen los recursos monetarios solicitados, se debe hacer frente luego a las elevadas tasas de interés, que eternizan la deuda y ha impedido un crecimiento económico sano en la sociedad.

Pese a ser motor principal en el desarrollo sustentable nacional, el sector educativo también se ha visto afectado por esta situación.

La crisis económica global, la inflación galopante y la baja en el poder adquisitivo de los mexicanos se conjugan de manera negativa, afectando los bolsillos de los trabajadores al servicio de la educación y ocasionando que se vean impedidos para mejorar su calidad de vida.

Desde la necesidad de adquirir materiales didácticos y de trabajo - como papelería, computadoras o libros-; para sufragar cursos de actualización, talleres especializados o la asistencia a congresos, hasta la urgencia de los requerimientos más básicos, hoy hacen falta los apoyos económicos para forjarse un presente menos angustiante, así como una perspectiva más promisoria.

En este contexto nace el Fondo para la Educación (Fomeduca), la sociedad crediticia que desde su fundación, registrada en el año 2008, ofrece servicios financieros específicamente diseñados para profesores y personal administrativo que labora en instituciones educativas.

Además de poner a disposición del solicitante los recursos crediticios con pocos requisitos, muy accesibles, mantiene atractivas tasas de interés por debajo de las que fijan bancos y otros organismos financieros, además de brindar créditos equivalentes hasta 100% del salario del trabajador, con un sistema de pagos más amable, basado en descuentos mensuales en nómina.

Para adquirir bienes (casa, auto, ropa, muebles), contratar servicios (dentista, mantenimiento para el hogar) y pagar adeudos (tarjetas de crédito, impuestos), o incluso para salir de viaje o invertir en un negocio propio, los créditos que concede Fomeduca apoyan al personal que labora en colegios y universidades, beneficiando así a su familia.

Esta institución financiera, constituida bajo la figura de Sociedad Financiera de Objeto Múltiple, se rige bajo la Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito.